Organización de eventos: Tres historias que prueban la resiliencia empresarial ante la crisis

Fue en febrero cuando Cien Pies Producciones presenció cómo se cancelaban cada uno de sus eventos programados para el año. Conferencias internacionales y grandes lanzamientos contratados por sus clientes iban anulándose.

“Ya para el 15 de marzo era como estar anestesiados. No sabíamos lo que estaba pasando y tampoco sabíamos cómo reaccionar ante ello”, cuenta Ana María Vidal, quien lidera el equipo de la referida casa productora.

Llegarían abril y mayo para confirmar –con la nula facturación de la empresa– que la crisis tomaría tiempo en resolverse. La adversidad no hizo más que despertar el espíritu emprendedor que, según cuenta Ana María, la acompaña desde que tiene 24 años.

No había trabajo, así que decidimos aprender mucho. Salir a buscar qué hay en el mercado y qué podíamos hacer sin cambiar el modelo de negocio. Lo que no se aprende en toda la universidad, mi equipo y yo lo aprendimos en tres meses”, explica.

Así nació Cien Pies Live, una plataforma digital desarrollada en el Perú que ofrece distintas soluciones para los eventos virtuales. “No es solo darle un link y un password al cliente. Nosotros ofrecemos el servicio de producción. Seguimos respaldando la calidad y el trabajo”, explica Ana María.

La pandemia también significó para la empresa cortar la buena racha de organizar cuatro CADE consecutivos. Sin embargo, hoy empieza a retomar sus actividades con la expectativa de que poco a poco retorne la dinámica del sector. “Las personas siempre se quieren juntar, es la naturaleza humana. Seguramente habrá limitaciones de aforo, pero estaremos preparados”, señala.

Cien Pies, claramente, debe su nombre a ese singular artrópodo de cuerpo alargado e incontables patas [ciempiés], pero la divertida analogía esconde un significado poderoso: una cabeza que lidera a muchos stakeholders. Y uno de ellos es Karla Carrillo.

ENTRE EL CATERING Y LAS FLORES

Su afición por la cocina la llevó a tener primero un restaurante y luego un equipo dedicado al servicio de catering. Karla Carrillo entiende que mientras más cerca esté de su trabajo, estará más segura del buen servicio.

“Cuando pedía los arreglos florales para las mesas, sentía que algo faltaba. No siempre era lo que yo necesitaba”, recuerda. Con el apoyo y compañía de su esposo, cursó estudios en Nueva York y descubrió su gusto por la florería. Ahora la propuesta de valor era mayor. “De lo que vendía solo por catering, empecé a vender más por las presentaciones”, cuenta.Productos que elabora Karla Carrillo. (Foto: Anthony Niño De Guzmán)Productos que elabora Karla Carrillo. (Foto: Anthony Niño De Guzmán)

En ese entonces, eran pequeñas reuniones. Cuando empezaron a llegar los eventos para dos mil personas, el presupuesto de los clientes no permitía ir más allá con la decoración. “La pandemia llegó y paró todo en seco. Fueron semanas de estar libres y dedicada a la familia cuando me di cuenta de que podía preparar arreglos”, comenta.

La crisis le permitió reencontrarse con ese trabajo que, como ella confiesa, solo se puede hacer si se tiene amor por las flores. “Ahora preparo tablas de quesos, coronas navideñas y demás arreglos florales para mis clientes. Ya me están pidiendo en números mayores. Estoy segura de que a pocos se irá reactivando este rubro”, agrega Karla.

PERSONALIZACIÓN

Llegó la pandemia y Liliana Haro optó por no cruzarse de brazos. Sabía que, con la cancelación de eventos, sus clientes no demandarían de merchandising personalizado. “Los eventos nos favorecen bastante. Sabíamos que nadie nos iba a pedir ni un lapicero ‘brandeado’, pero inmediatamente comenzamos a dar vueltas a las ideas”, afirma.

Lo que empezó con la venta de guantes y mascarillas terminó por convertirse en la venta de paquetes médicos personalizados para sus clientes. Los resultados fueron positivos. “Vendiendo productos de salud, en mayo y junio logramos facturar el equivalente a siete meses de un año normal”, comenta.

Hoy, la empresa CL Global Sourcing sabe cuánto significa este año para ellos, puesto que la crisis no los afectó. “Supimos leer el mercado. Este año ya nos preparó para lo que viene: un retorno lento, pero creciente”, explica.

Las frases

Ana María Vidal. (Foto: Anthony Niño De Guzmán)Ana María Vidal. (Foto: Anthony Niño De Guzmán)

“Este es un año que nos hará crecer como empresa. Cuando todo pase, miraremos hacia atrás y veremos que fue una buena experiencia”

Ana María Vidal – Gerenta general de Cien Pies ProduccionesKarla Carrillo. (Foto: Anthony Niño De Guzmán)Karla Carrillo. (Foto: Anthony Niño De Guzmán)

“Solo en el catering, hay miles de personas detrás de un evento. Y cuando uno crece, crecemos todos. Sé que el próximo año será mejor para todos”

Karla Carrillo – FloristaLiliana Haro. (Foto: Joel Alonzo)Liliana Haro. (Foto: Joel Alonzo)

“El 2020 nos deja claro qué es lo que debemos hacer en adelante. En caso de vivirse alguna otra adversidad, estaremos preparados”

Liliana Haro – Gerenta general de CL Global Sourcing